nerjadecide.es | Presupuestos participativos: desde Porto Allegre a Paris y El Puerto.
22
post-template-default,single,single-post,postid-22,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Presupuestos participativos: desde Porto Allegre a Paris y El Puerto.

Presupuestos participativos: desde Porto Allegre a Paris y El Puerto.

El presupuesto participativo es un proceso de participación que no está libre de consideraciones contrarias, opuestas o divergentes.

Desde que se iniciaran en Brasil (1989) hasta su desarrollo en España (2001) y varios países europeos (2000) la idea original, si es que alguna vez la hubo, ha sido ya deglutida por el tiempo, las diferentes experiencias, las tensiones y los vínculos desarrollados en cada lugar.

Hoy, cuando la experiencia de la ciudad de Porto Alegre en Brasil (la gran referencia internacional de esta metodología) ya tiene casi treinta años y las experiencias españolas van camino de cumplir veinte años, podemos realizar un balance de su funcionamiento.

El Presupuesto Participativo de Porto Alegre era una innovadora experiencia de gestión, cuyo objetivo era incluir a la ciudadanía en la toma de decisiones referentes a la asignación de los recursos públicos municipales, consiguiendo así que la elaboración del presupuesto sea más democrática y que el proceso de toma de decisiones acerca de las obras y servicios responsabilidad del ayuntamiento sea más transparente. Al mismo tiempo, esta práctica ha demostrado ser un instrumento bastante eficaz para conseguir la racionalización de los impuestos, consiguiendo una administración fiscal más eficaz y un mayor rendimiento de las inversiones municipales.

Mediante la formación de comisiones ciudadanas de seguimiento de obras, el Presupuesto Participativo constituye un eficaz mecanismo de inspección y ejecución de estas obras, que a su vez contribuye a hacer el proceso más transparente y a eliminar la posibilidad de prácticas ilegales. El presupuesto participativo de Porto Alegre nació en el año 1989 y es el referente mundial de esta práctica participativa. De hecho varios municipios tomaron inicialmente como modelo a Porto Alegre en sus inicios de la política de presupuestos participativos.

Después el modelo de participación ha ido evolucionando en consonancia con la idiosincrasia y personalidad de cada localidad y de las necesidades de su población. Hasta una de las más antiguas, la de Porto Alegre, pasa hoy por una fase en la que se cuestiona su continuidad. El cambio de procedimientos, la redefinición de papeles, la alteración de la lógica de los procesos deliberativos y otras innovaciones que suelen ocurrir de acuerdo con la correlación de fuerzas predominantes en cada coyuntura, lleva a que los grupos que pierden la hegemonía en el Presupuesto Participativo pasen a negar su existencia y los que consiguen el poder, a realizar cambios que desvirtúan su identidad.

El ámbito local actualmente se cuenta con numerosos ejemplos de experiencias participativas, innovadoras y/o de calidad, el desarrollo de políticas globales de participación ciudadana que incluyan este pilar institucional y administrativo no es una apuesta general en la administración local. Y lo más importante, los Presupuestos Participativos, al ser un constructo a medida de cada municipio, no se quedan limitados en su implantación por tamaño o estrategia local.

Sin ir más lejos, entre los Presupuestos Participativos más recientes, encontramos tanto grandes ciudades, p.ej, Paris; o pequeños municipios como gaditana El Puerto (en su etapa de primera votación de proyectos propuestos)
En la primera edición de Paris en 2014, el equipo del ayuntamiento proponía a los ciudadanos un menú cerrado de 15 proyectos vertebrados en torno a diferentes ejes, como la ecología, el deporte o el arte. El votante debía elegir un máximo de cinco y el Ayuntamiento, resultados en mano, se comprometió a poner en marcha a partir del 2015 los más votados, con el límite de inversión total de 20 millones de euros.

Quienes han votado los proyectos pueden hacer un seguimiento ‘on line’ para saber cómo van las cosas. Pero además, concluyendo la fase de primera votación, arrancó la siguiente etapa en la que serán los ciudadanos quienes presenten sus propios proyectos bajo la rúbrica ‘Tengo una idea’ que se abrirá en la web del Ayuntamiento. El plan es que, de aquí a 2020, elijan el destino de los 426 millones de euros que París dedicará a inversión. La consulta permite, de paso, trazar una radiografía por barrios de las inquietudes de los vecinos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.