nerjadecide.es | Comprender las políticas de Presupuestos Participativos en España.
26
post-template-default,single,single-post,postid-26,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Comprender las políticas de Presupuestos Participativos en España.

Comprender las políticas de Presupuestos Participativos en España.

Desde sus inicios las políticas de los Presupuestos Participativos en España han tenido un claro corte instrumental de los reglamentos de participación locales que recogen las diferentes formas de la participación ciudadana.

En España los Presupuestos Participativos se iniciaron simultáneamente en tres municipios de Andalucía en el año 2001 (Córdoba, Puente Genil y Cabezas de San Juan). En el año 2007, después de las elecciones locales del mes de mayo, había 24 experiencias en municipios pequeños (Torreperogil en Jaén o Figaro en Barcelona), medianos (Getafe, Leganes en Madrid, Petrer en Alicante o San Sebastián) y grandes (Sevilla o Córdoba), en entornos rurales o metropolitanos.

Desde sus inicios las políticas de los Presupuestos Participativos en España han tenido un claro corte instrumental de los reglamentos de participación locales que recogen las diferentes formas de la participación ciudadana. Siendo, por tanto, un proceso de movilización ciudadana y transformación social.

En España los presupuestos participativos son a nivel municipal un mecanismo de participación directa de la ciudadanía en una parte del presupuesto público. Esto concede a los presupuestos participativos españoles cierta singularidad en el panorama europeo dado que no es lo mismo construir un mecanismo de participación consultivo que otro ligado a un proceso de toma de decisiones. El desarrollo de las experiencias participativas, no obstante, responde a elementos concretos. Cierta disposición política es crucial para entender el sentido de la convergencia que se produce entre la evolución de la democracia de los consejos de la mano de las asociaciones y la evolución hacia la participación por parte de los partidos políticos. Esto supone un impulso importante para el desarrollo de los presupuestos participativos.

En un proceso de Presupuestos Participativos es necesario que el gobierno municipal asuma su capacidad de liderazgo y coordinación del proceso de concertación, tanto en el nivel externo, o sea en la interacción con la sociedad, como en el nivel interno, en la coordinación entre las unidades del aparato administrativo.

En las iniciativas locales en España, los Presupuestos Participativos deben incluir los siguientes condicionantes:

  • Autorreglamentado.
  • Vinculante.
  • Con elección de delegados con mandato imperativo de la Asamblea.
  • Contando con espacios deliberativos (foros) previos al proceso asambleario.
  • Democracia directa (un hombre, una mujer, un voto).
  • Con sistemas de seguimiento de lo aprobado y contraloría social.
  • Rendición de cuentas
  • Encaminado a la inclusión social y la superación de las desigualdades.
  • Generando formación para la apropiación del proceso por parte de la ciudadanía
  • Poniendo al servicio del proceso a la institución y a su maquinaria administrativa.

Los criterios de los Presupuestos Participativos a veces descubren algunas áreas deficitarias de los gobiernos locales, tanto a nivel de procedimientos de toma de decisiones como del nivel de diálogo real con la ciudadanía.

A veces se convierte en imprescindible la necesidad de transformar las administraciones para hacer frente a los retos de la sociedad actual; con frecuencia convirtiéndose en un proceso largo, difícil y lleno de obstáculos pero que merece la pena para poder dar respuesta a las necesidades reales de la ciudadanía.

En los últimos años los cambios más significativos se han producido en la creación de nuevos órganos (como los Grupos Motores), la disminución de la edad para poder participar, la utilización de nuevas tecnologías en el proceso, así como proyectos específicos para niños y jóvenes. Estas experiencias específicas para jóvenes y niños han crecido mucho en los últimos años, dando muy buenos resultados y siendo muy satisfactorias para todos los participantes.

Las experiencias españolas, al igual que las de otros países, se enfrentan a numerosas dificultades que complican su sostenibilidad debido tanto a la complejidad del proceso como a cuestiones políticas, sociales o de gestión. Superar todas esas dificultades es un reto al que se enfrentan todos aquellos municipios en los que se han puesto en marcha estos procesos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.